Manejando los gases en mi bebé

Vas a disfrutar mucho el alimentar a tu bebé porque es una sensación emocionante y gratificante, aunque al mismo tiempo resulta un poco intimidante porque temes que se llene de aire. Sacarle los gases a tu bebé para que esté bien es una técnica que podrás aprender fácilmente para que él se sienta siempre cómodo.


Recién nacido y en sus primeros meses lo normal es que a tu bebé le entre bastante aire porque todavía no domina la técnica de succión. Por eso cada vez que lo alimentes, ayúdalo a eructar para que elimine el aire que ha tragado al comer, de lo contrario ese aire se acumulará en su estómago y lo hará sentir extremadamente lleno. Hazlo tanto si le das pecho como si toma biberón. 


Ten en cuenta que los bebés también tragan aire cuando lloran, comen demasiado rápido o lo hacen adoptando una mala postura mientras se alimentan.


Si notas que tu bebé está molesto mientras toma su alimento, si deja de chupar, si suelta el pezón o el chupo y se mueve fastidiado, es que ha tragado aire y su estómago se distiende sin que haya tomado suficiente leche para saciarse. Para eso puedes parar cada cinco minutos y aliviarlo de los gases, luego puedes seguir alimentándolo tranquilamente.


Eructar también es benéfico para los bebés que padecen reflujo. A veces pueden eructar enseguida, otros toman más tiempo y otros no eructan por mucho que lo intentes. Sin embargo, el exceso de aire que queda puede hacerlos regurgitar, estar inquietos y tener gases. Por eso cuando logran expulsar esos incómodos gases abren más espacio en su estómago y pueden seguir comiendo. 


Notarás que a los 4 o 6 meses ya saben chupar eficazmente y no tragan tanto aire, por lo que ya no necesitan eructar. 


¿Cómo puedes ayudarlo a eructar?

Eructar no siempre es un acto sonoro. Aunque su sonido puede tranquilizarte, expulsar el aire puede suceder de manera silenciosa. 


• Para comenzar, colócalo en posición erguida; la leche que es más pesada se va al fondo del estómago y el aire que es más liviano, se queda arriba y hace fácil expulsar el aire que le sobra. En ocasiones expulsar el aire va acompañado de una bocanada de leche, ponte un paño, una toalla o un protector para no manchar tu ropa. 


• Coloca a tu bebé boca abajo sobre tu regazo y dale masajes suaves en la espalda. 


• Recuéstalo en posición vertical sobre tu hombro y dale un masaje suave, frótale la espalda o dale pequeñas palmaditas. Además de causar el deseado eructo, tu hijo se sentirá arropado y tranquilo. 


• Siéntalo sobre tu regazo (cuando ya sostenga por sí mismo la cabeza) y como en las opciones anteriores, dale un masaje o unas palmaditas  en la espalda. 


• Hazle el ejercicio de la bicicleta, es efectivo para eliminar los gases, aunque en esta ocasión lo hará por la colita. Acuesta al bebé boca arriba y dobla sus piernas juntas y luego alternándolas, hasta que hagan leve presión sobre el vientre del bebé. 


• Dale masajes con aceite en la barriguita de forma circular en el sentido de las agujas del reloj,  cuando le cambies el pañal o después del baño para estimular el movimiento intestinal y expulsar los gases.


• Colócalo boca abajo sobre tu antebrazo, así gracias a la leve presión que tu brazo ejerce sobre su barriguita tu hijo soltará los gases. 


Si tu bebé sufre mucho de gases, tu médico puede prescribirle alguna medicina que también sirva para tratar los cólicos. Antes de usar remedios caseros consulta siempre con tu doctor. 

Ahora que conoces muchas técnicas para liberar a tu bebé de esos molestos gases que le roban la calma y lo indisponen, prepárate a disfrutar plenamente del acto de alimentarlo; obsérvalo y mímalo mientras lo haces.

Al dar clic en 'Quiero suscribirme', aceptas las políticas de privacidad de Mi Embarazo S.A.S

©2019 Mi Embarazo S.A.S Todos los derechos reservados. Prohibida su reproducción parcial o total.

Bogotá, Colombia.