Recomendaciones para prevenir y cuidar una cola quemada

Todo lo de tu bebé es delicado, especialmente la piel. Por eso es esencial que te informes sobre la pañalitis o dermatitis del pañal, más conocida como “colita quemada” una afección que puede ser muy dolorosa y molesta para tu hijo.


¿Qué es?


La pañalitis se presenta porque el uso del pañal crea un ambiente húmedo y caliente en donde proliferan bacterias y hongos que reaccionan al contacto con la orina y la materia fecal.


Estos residuos, por su pH ácido producen amoníaco y, con la fricción en la zona de contacto con el pañal, el abdomen, los genitales, las nalgas y los pliegues, se irrita la piel. Cuando esto pasa la piel se pone rojiza, con escamas, grietas y, en ocasiones, hasta sangre. 


Recomendaciones para su prevención


Cambia su pañal con frecuencia.


• Procura que los pañales le queden bien, revisa la talla y su buen ajuste.


Límpialo con agua tibia después de las deposiciones, para  mantener el pH balanceado.


• Las toallitas húmedas son muy prácticas, elige unas que no contengan alcohol ni perfumes.


Aplícale crema lubricante con óxido de zinc, crea una barrera entre la piel del bebé y la humedad del pañal, evitando la acción de las bacterias. Si, además contiene dexpantenol (sustancia natural) contribuirá a reparar la piel dañada del bebé.


• Si tienes una bebé, límpialo de adelante hacia atrás, para que no arrastres los desechos. 


Lava los pañales de tela con agua muy caliente y enjuágalos perfectamente para eliminar cualquier vestigio del jabón.


• Es preferible no usar talcos para no afectar el sistema respiratorio del pequeño.


¿Qué hacer si ya tiene pañalitis? 

Evitar las “quemaduras” no es difícil, sólo requiere atención y cuidado.


• Mientras tu bebé use pañales es probable que presente dermatitis alguna vez. Por eso es conveniente que lo dejes con la colita al aire algunos minutos al día para prevenir la aparición de bacterias.


• La colita quemada hará que tu bebé esté irritado, llore mucho, se retuerza y no se acomode en ninguna posición. Quítale el pañal, aséalo y déjalo desnudo un buen tiempo.


• No le apliques cremas que contengan corticoides (hidrocortisona, betametasona) a menos de que lo prescriba el pediatra.


• Si pasados 3 días el enrojecimiento continúa y la zona afectada presenta ampollas o lesiones con sangre, es bastante probable que se haya producido una infección con hongos. Llévalo de inmediato al pediatra para iniciar un proceso que diagnostique y trate el problema. 


• Nunca auto mediques a tu hijo. También acude al pediatra si simultáneamente con la pañalitis tiene fiebre o si el enrojecimiento en lugar de mejorar, empeora. 


Por fortuna, la colita quemada es un problema que podrás resolver fácilmente con constancia, cuidados y con tu inmenso amor.

Al dar clic en 'Quiero suscribirme', aceptas las políticas de privacidad de Mi Embarazo S.A.S

©2019 Mi Embarazo S.A.S Todos los derechos reservados. Prohibida su reproducción parcial o total.

Bogotá, Colombia.